Incrementa el impacto de tus artículos científicos gracias al SEO

Cuando a los 14 años comencé mi blog sobre curiosidades -ya abandonado- no tenía ni idea de la importancia que tiene facilitarle el trabajo a los buscadores de internet. Al principio tenía muy pocos lectores, sin embargo, conforme aprendía acerca del SEO, las visitas no pararon de crecer hasta alcanzar un promedio de 3000 diarias. Pensándolo ahora dudo que hubiese llegado a alcanzar esas cifras sin ese conocimiento. Cuando se hace una publicación científica no sólo basta con escribirla y enviarla a una revista sino que también hay que darla a conocer; por esta razón, en este artículo te enseñaré las técnicas SEO que yo aprendí en su día y cómo puedes aplicarlas para incrementar la visibilidad de tus artículos científicos en Internet.

seo articulos cientificos

¿Qué es el SEO?

SEO es el acrónimo inglés de Search Engine Optimization, es decir, Optimización para los Motores de Búsqueda. Esta práctica se usa habitualmente en el marketing Web para facilitar la categorización de contenidos y así conseguir aparecer entre los primeros resultados de búsqueda. El SEO se basa en que si algo no se puede encontrar en Internet es que no es relevante o no existe, por lo tanto, si pretendes que tu trabajo llegue a ser leído o tenga algún impacto debes tratar de facilitar la indexación a los buscadores.

¿Cómo funciona un buscador?

Todos los buscadores funcionan de forma similar, da igual que sean de carácter general (Google, Yahoo, Bing…) o pertenezcan a base de datos especializadas (PubMed, PsycInfo, Scopus, Google Academics…). Se basan en algoritmos desconocidos que ponderan distintos factores según su importancia para la búsqueda. Las fórmulas que utilizan cambian cada poco con el fin de evitar malas prácticas -de las que hablaremos al final del artículo- y para adaptarse a los cambios tecnológicos de cada momento.

A pesar de esto, hay un factor que siempre se tiene en cuenta independientemente del algoritmo que se utilice y es la densidad de keywords o palabras clave. Como vimos en el artículo: El arte de escribir títulos de artículos científicos memorables, los títulos de las publicaciones deben contener aquellas palabras que permitan identificar rápidamente el contenido de tu trabajo. Los buscadores toman como referencia las keywords a la hora de arrojar los resultados de búsqueda ya no solo la de los títulos sino también las de otros campos: abstracts, nombres de los autores, encabezados internos, cuerpo del artículo, tablas y figuras, nombre de la revista, descripción y nombre del archivo electrónico, la URL del archivo…

Los factores que un buscador puede tomar en cuenta a la hora de crear los algoritmos de búsqueda son los siguientes:

Elementos a considerar para el SEO de publicaciones y blogs en comunicación científica:
  • Títulos
  • Palabras clave a lo largo de todo el contenido
  • Abstracts
  • Encabezados internos
  • Nombres de los autores y su reputación
  • Cuerpo del artículo
  • Nombres y texto en tablas y figuras
  • Nombre del lugar de publicación
  • Nombre y extensión del archivo
  • Metadatos del archivo y descripción de este.
  • Dirección y facilidad de acceso al hospedaje del documento
  • Número de citaciones
  • Relevancia de la revista científica
  • Calidad y diferenciación del contenido
  • Cantidad de links funcionales hacia el contenido
  • Volumen de contenidos compartidos en redes sociales y blogs
  • Volumen de enlaces referentes
  • Volumen y consistencia de búsqueda de palabras clave asociadas
  • Fecha de publicación y frecuencia de actualizaciones
  • Volumen de visitas de una web
  • Volumen de visitas recurrentes
  • Relevancia y transcendencia de la información
  • Velocidad de carga del contenido

Optimizando tus artículos científicos para el SEO

A continuación comenzaremos con la parte práctica de este artículo: la optimización de tus artículos científicos para el SEO, también conocido por algunos autores como ASEO (Academic Search Engine Optimization). En este apartado nos centraremos en la creación del documento a publicar y en la forma en que debes redactarlo para un buen posicionamiento.

Título del artículo: Los títulos no deben ser ni cortos ni largos y deberán tener una extensión aproximada de entre 70 y 100 caracteres. En ellos deberás incluir las palabras clave más importantes y ser claro y conciso. Si en un futuro haces una revisión sobre anteriores artículos no olvides de nombrarla como el original si es posible. Buscadores como Google Académico agrupan, en ocasiones, contenidos científicos que se denominan igual al considerarse actualizaciones del primero.

Palabras Claves: Se que puede ser un poco repetitivo hablar de palabras clave pero en mi opinión es la parte mas importante del SEO y por ello creo que es indispensable conocerla bien.

Para optimizar adecuadamente tu trabajo en los buscadores deberás centrarte en repetir aquellas palabras relevantes de tu estudio a lo largo del contenido hasta alcanzar una densidad determinada. En el mundo del SEO esta densidad se dice que esta se encuentra de un 1% a un 3%, no obstante, según mi experiencia, no hay que fijarse tanto en cuantas palabras clave ponemos sino en donde las ponemos.

Un texto debe estar escrito de forma natural y no repetir siempre una misma palabra clave, también hay que usar los sinónimos -algunos buscadores también los rastrean. Si te es posible alcanzar la cifra de un 1% siendo natural mejor que mejor pero ante la duda keywords adecuadas (en cualidad y no cantidad) en el lugar adecuado y con naturalidad. Para conseguir esto último prueba a focalizar las palabras clave preferentemente en el título, abstracts  y encabezados -esta último no siempre se puede hacer dada la estandarización de los formatos de los artículos- en su adecuada densidad, después podrás aproximarte al resto de campos con mucha más naturalidad.

Para elegir las palabras clave perfectas deberás tener en cuenta prioritariamente el contenido de tu trabajo: ¿De qué va? ¿Qué palabras permitirían distinguirlo rápidamente? Por otro lado, según el público al que vaya dirigido se optará por unas u otras. Normalmente, como bien sabrás, una publicación científica está dirigida a un lector experto. Por esta razón, te recomiendo tratar de encontrar las adecuadas con la ayuda de los tesauros -te permitirán ajustar tus palabras clave a las normalizadas por la comunidad científica- y las keywords ya presentes en la literatura científica de tu campo. En otro orden, deberás buscar una o dos palabras clave generales para identificar fácilmente tu trabajo y una a ser posible muy específica -pero que presente búsquedas al menos en otro idioma y con poca “competencia”- en su nicho como mecanismo de diferenciación. Por si te interesa saber más al respecto esta estrategia se llama “Long Tail Keywords“.

Para que te hagas una rápida idea fíjate en el título de este artículo; contiene dos palabras clave relevantes y cada una cumple una función:

Incrementa el impacto de tus artículos científicos gracias al SEO

Palabras clave generales:Artículos Científicos” – Permiten categorizar mi artículo en un nicho.

Palabras clave específicas: “SEO” – Me dan diferenciación. No hay casi nada escrito hasta el momento en el ámbito científico castellano sobre este tema.

Para evaluar que palabras clave son más buscadas y las tendencias de búsqueda de los lectores en Google puedes utilizar las siguientes herramientas:

Google Trends:

Herramienta que permite comparar en términos relativos las tendencias y volumen de búsqueda de una palabra clave a partir del año 2004.

Google Trends

Google Keyword Planner:

Herramienta que nos permite hallar el número de búsquedas locales y globales; la competencia presente para una palabra clave y sugerencias de términos relacionados también buscados.

Google AdWords: Keyword Planner

Estas aplicaciones están quizás más orientadas a un público general que científico -desgraciadamente no conozco ninguna para este campo. No obstante, como después veremos, si para dar a conocer tu labor usas un blog o una web puede ser interesante utilizarlas ya que sabrás qué y en que forma buscan en Internet tus potenciales lectores.

Gráficos: Es un dato que no conocía hasta que leí el artículo de (Beel, Gipp & Wilde, 2010). En la Web se usa la mayoría de las veces los nombres de las imágenes para ayudar a posicionar los artículos incluyendo en ellas las mismas palabras clave usadas en los título de los artículos. En un documento escrito se puede hacer algo parecido utilizando para ello gráficos vectoriales. ¿Cuáles son las ventajas de este tipo de gráficos respecto a los conocidos *.jpg, *.bmp, *.gif?  Ocupan menos espacio, se pueden escalar sin que pierdan calidad y permiten que el texto incluido dentro de ellos sea indexado fácilmente. Esta última cualidad nos permite que también las palabras incluidas en el texto de un gráfico o tabla sean rastreadas por los buscadores, no desaproveches esta oportunidad para aumentar la visibilización.

Autor: Cuando escribas tu nombre en una publicación pon el nombre completo, no uses abreviaturas. La razón de esto es evitar problemas de reconocimiento por parte de los buscadores. Cuando otras personas citen tu artículo usarán la forma abreviada (Apellido Nombre. ) con mucha probabilidad, pero buscadores como Google Académico sabrán a quién se esta atribuyendo originalmente y agruparán todos los contenidos que produzcas entorno a tu nombre no acortado. De la misma forma, procura no cometer errores en la escritura de los nombres de tus coautores pues serán tus primeros clientes. Si alguno de ellos tiene un nombre extranjero busca cual es la forma más citada en anteriores artículos y úsala, de otra manera podrías confundir al algoritmo de búsqueda. Si ellos hacen también un buen posicionamiento SEO probablemente vuestro artículo consiga un buen ranking.

Metadatos: Los metadatos (datos sobre datos) de los documentos electrónicos generados tras redactar un artículo permiten al buscador tomar en cuenta otro factor adicional.  Como se desconocen las formulas que utilizan las bases de datos para mostrar la información, se hace indispensable optimizar también estos campos para tener más posibilidades de que tu artículo sea leído. No te preocupes, los metadatos se pueden modificar en la mayoría de editores de texto y hacen referencia a cualidades como: autoría, descripción, lugar de edición, palabras clave, nombre del archivo, fecha de modificación… Finalmente, te aconsejo que los nombres de los documentos electrónicos generados incluyan aquellas palabras clave que quieras posicionar, por lo general, se toman en cuenta antes que los metadatos. Ejemplo:  Artículos_científicos_SEO.pdf

Bibliografía: La bibliografía es también un campo muy relevante para el SEO. En ella citas a otros autores y les ayudas a mejorar sus rankings, pero además, te puedes ayudar a ti mismo citando artículos propios que hayas usado como fuente de información. Si haces referencia a artículos que tengan acceso online no olvides de incluir los enlaces hacia estos -procura que estén alojados en un lugar estable- y de crear hipervinculos que permitan acceder a ellos desde tu documento con un sólo click. La mayoría de los artículos científicos en formato *.pdf acostumbran a no enlazar adecuadamente e impiden una correcta indexación de las referencias. Recuerda que cuando citas a otros correctamente todo va en tu beneficio, los autores citados pueden interesarse y aportar su feedback a la investigación al verse involucrados indirectamente en ella.

Lugar de publicación: Antes de determinar las palabras clave que utilizarás no está de más saber a qué clase de revista enviarás tus artículos científicos y cuáles son las prioritarias. No sólo por ajustar las keywords a las de su campo científico sino también por conocer información sobre las condiciones de uso de tu estudio una vez publicado y su copyright. Para la optimización SEO sería ideal poder publicar en revistas Open Access con mucha relevancia, no obstante, si esto no es posible, hay que tratar de optar por revistas que no causen problemas a la hora de publicar los pre-prints por tu cuenta y permitan el acceso online a los artículos revisados. Recuerda, lo que no está en Internet es prácticamente irrelevante.

El posicionamiento online de tu trabajo

Ya tenemos escrito nuestro artículo, generado el documento y queda publicarlo y esperar lectores. ¿Ya está? No, te queda lo más importante, darlo a conocer. Una fase importantísima actualmente y que no se suele tener en cuenta. ¿Cómo puedes hacerlo? Si ya has publicado tu artículo en una revista científica del tipo comentado en el último punto del anterior apartado podrás usar 4 medios adicionales para incrementar su impacto.

Blog: El blog será tu casa, tu hogar en la visibilización de tu trabajo como científico 2.0. Es importante que lo construyas tu mismo en tu propio hosting para que nadie te pueda echar. No es una red social ni una web mantenida por otro individuo, es tuyo, puedes hablar de lo que quieras, exponer tus investigaciones, divulgar y ofrecer productos que te den un sobresueldo sin que nadie te diga nada por ello. Por otro lado, te servirá de base para incrementar el posicionamiento de tus artículos en revistas simplemente con hacer referencia a ellos en tus posts.

Normalmente los científicos que se están introduciendo en el mundo 2.0 alojan sus trabajos únicamente en la Web institucional. No está nada mal para empezar pero la optimización SEO que puedes hacer en un blog propio no es nada comparable. En el puedes incluso crear listas de suscripción cómo las que ves en este blog –Te aconsejo que te suscribas para recibir lo mejor del blog en tu email– y fidelizar lectores proporcionándoles información más profunda sobre temas que les interesen.

Gracias al blog podrás hacer también personal branding como vimos en el artículo: ¿Qué es y por qué un científico debe gestionar su marca personal? y posicionar tu imagen como experto en un nicho. Podrás publicar tu CV, crear información divulgativa sobre tu campo de investigación, averiguar que clase de personas leen tus artículos gracias a las analíticas y estadísticas web… Por otro lado, crearás un entorno interactivo donde podrás recibir el feedback de tus lectores tanto para artículos divulgativos que hagas cómo para asuntos profesionales.

Así que ya sabes, da preferencia al autoarchivo y créate un blog ya.

Email: El email es el segundo complemento para el buen posicionamiento SEO. ¿Qué te parecería incluir una firma en cada mensaje enviado con enlaces hacia tus perfiles sociales y tus últimos contenidos? No será rastreado directamente por los buscadores pero si puede estarlo indirectamente cuando tus contactos compartan y hablen de tus publicaciones. Es una buena práctica que no lleva mucho trabajo y añadirá un punto más a la visibilización de tus artículos científicos.

Google Alerts: Google Alerts es una herramienta estupenda para investigar lo que se comenta por las redes. Puedes saber lo que otras personas dicen de ti, de tu trabajo e incluso mantenerte actualizado sobre las últimas novedades en tu campo de estudio. Deberás ir a la siguiente dirección:

Allí simplemente tendrás que introducir una palabra clave a buscar: Tu nombre, nombre de tu última publicación, palabras clave de tu temática… Introducir tu email y pulsar en crear alerta. Tras esto, cada vez que sea creado un nuevo contenido que haga referencia a esas palabras clave se te enviará una notificación a tu email.

Redes sociales: Las redes sociales van y vienen; unas se ponen de moda, otras desaparecen. Como hemos visto es importante tener un blog propio para evitar estas fluctuaciones pero también hay que estar donde los potenciales lectores. Necesitas ya comenzar a abrir cuentas en todas las redes sociales disponibles. ¿Todas?

Aunque no uses la mayoría estaría bien evitar suplantaciones de identidad que pudieran perjudicarte en un futuro registrándote en ellas. Una vez hecho esto centrate en un 20% de las más relevantes para tu carrera. Para los científicos me atrevería a decir que estas redes son: Twitter, Facebook, LinkedIn, ResearchGate, Slideshare, Mendeley y Academia.edu. Desarrolla un perfil mínimamente e incluye enlaces hacia tus trabajos, permitirán que los buscadores orienten la atención hacia ellos.

En cuanto a Twitter no olvides de hacer algo de autopromoción y twittea con frecuencia tus contenidos. No te centres tan solo en eso, haz también de documentalista o content curator y enlaza a referentes en tu campo.

La ética del ASEO

A la hora de escribir este post ya he pensado en las posibles críticas que pueden surgir de la intención de aplicar el SEO en la comunicación científica. Ante ello debo decir que el SEO es válido siempre y cuando se use adecuadamente.

El aspecto más importante no es “vender la moto” a tus lectores sino que lo es la calidad y rigor de tu investigación. Si tu trabajo cumple esto último, adelante, usa el SEO con moderación. Sería una pena que obteniendo descubrimientos potencialmente relevantes en tu campo no se diesen a conocer. El SEO no te beneficia únicamente a ti, piensa que aumentando la visibilidad de tus hallazgos estas contribuyendo considerablemente al avance de la ciencia.

Por otro lado, tampoco se trata de utilizar el SEO a la hora de elegir la temática de investigación según las tendencias de la red, no obstante, bajo mi punto de vista creo que si debe ser usado a la hora de transmitir adecuadamente los resultados de nuestros trabajos. Nuestro público son personas, ya sean o no científicos y somos nosotros los que nos tenemos que adaptar a ellos si de verdad pretendemos cambiar algo en nuestra audiencia.

¿Hablamos?

He tratado que este artículo fuese lo más práctico posible y a pesar de que quizás me haya excedido un poco con la extensión, -como puedo comprobar ahora mismo- creo que ha quedado claro cómo puedes crear unos buenos pilares para la visibilización de tu labor en Internet. Opino que actualmente tener una presencia online se hace cada vez más necesaria, desgraciadamente, todavía impera un espíritu conservador en la investigación científica que rechaza estos cambios. La mejor manera de cambiar algo no es esperar a que otros lo hagan por ti, es hacerlo tu y que otros te sigan. ¿A qué estás esperando para divulgar tu trabajo? Recuerda que para recibir más información sobre cómo comunicar tu trabajo en el mundo online y formarte como científico no tienes mas que suscribirte a nuestro boletín de noticias en el formulario de más abajo.

Referencias